Captura de pantalla 2015-07-30 a las 20.08.27

siguenos

Por: Enrique Rivas Leyva

Los pobladores de la zona de Los Santos, uno de los sectores más importantes de café boutique del mundo, se vieron obligados en el año 2008 a buscar ayuda urgente, luego que un incendio arrasó alrededor de 45 hectáreas del Cerro La Trinidad, guardián de una de las fuentes de agua más puras en el país.

La reducción en el suministro de agua que hoy en día enfrentan los vecinos de la zona de Los Santos (Dota, Tarrazú, y León Cortés) es una de las principales consecuencias de ese devastador suceso. Desde entonces, y tras un arduo proceso de planificación, la comunidad lucha por dar protección a los mantos acuíferos a través de la reforestación estratégica, en la que cuentan con ayuda de organizaciones públicas y privadas.

Desde que ocurrió “la quema”, la comunidad lucha para que la naturaleza logre recuperarse. Dicho proceso, que al bosque por sí solo le tomaría unos 75 años, los vecinos esperan poder reducirlo a 15 años.

El próximo miércoles 5 de agosto, los habitantes van a continuar con la labor de siembra de árboles, por lo que COPROARENAS invita a su medio de comunicación a participar y apoyar esta noble causa.

Para José Flores, presidente de COPROARENAS, este tipo de actividad requiere de la unión de la mayor cantidad posible de personas. “Queremos rescatar al cerro, pero lo estamos haciendo bien pensado, con un plan técnico hecho por la Unidad de Manejo de Cuencas del ICE y con la asesoría de CEDARENA”, explicó.

Sin embargo, es imprescindible no solo la ayuda de los vecinos para la siembra de árboles nativos, sino también el apoyo económico de las empresas para la compra de las semillas, del abono orgánico y la mano de obra para suficiente, agregó don José.

Este proceso de reforestación es 100% comunal por lo que participarán viveros locales, fincas de abono orgánico y personas desempleadas de la comunidad. En esta ocasión serán cinco mil árboles los que cubrirán 18,75 hectáreas de bosque, entre ellos de la variedad fresno, roble, manzanito, níspero cas y guayaba.

El cerro La Trinidad forma parte de un corredor biológico entre el Parque Nacional Los Quetzales y la Zona Protectora Caraigres, siendo prioritarios dentro del proceso de creación del corredor biológico Mesoamericano. Desde el año 2011, la lucha por recuperar esta área que se quemó ha sido constante, a la fecha, se han sembrado 15 mil árboles lo cual contribuye con el patrimonio ambiental del lugar.

El proyecto hasta el momento ha sido exitoso, y se espera poder impactar positivamente en el ambiente. La población beneficiada es aproximadamente 35 000 habitantes, lo que equivale al total de personas de los tres cantones que conforman la región de Los Santos, afirmó Jorge Salazar, Gerente de Cuentas de Tork.

El cerro fue bautizado como La Trinidad porque en un inicio los primeros habitantes pensaron que se trataba de un volcán. En la cima construyeron una gran cruz. Hoy es conocido popularmente como el Guardián del Agua, porque cuida del preciado líquido que también irriga los cafetales que producen los mejores cafés del mundo.