Captura de pantalla 2014-07-06 a la(s) 11.53.41

siguenos

 

 

Por: Enrique Rivas Leyva

Hay que ser sinceros.

Nadie esperaba que Costa Rica pasara a octavos de final, y mucho menos que jugara contra Holanda en cuartos. Mentiroso sería el que contradiga esto y confesara que esperaba que la selección nacional pasara del tan temido “Grupo de la Muerte”.

Y fue esto lo que nos hizo ganar. Aunque muchos llevaban expectativas bajas, ya para el segundo partido “nos la creímos” y celebramos por todo lo alto el gane contra Italia. Y fue así como Costa Rica ganó.

Un solo sentimiento, como dice la banda nacional Percance en su canción, unió a nuestro país. Muy pocas ocasiones he visto este sentimiento de hermandad entre los ticos. “La Sele” logró algo que muy pocas cosas, personas, y eventos han logrado: todos gritar a una misma voz y soñar con algo que nos haría, ahora sí, el país más feliz del mundo.

Pinto y su equipo en Brasil logró que 4.5 millones de corazones fueran uno solo, logró que una sola bandera se ondeara en las calles – y no por el populismo de algún partido político – , logró que las personas creyeran en el fútbol y le vieran un sentido a la pasión del deporte rey aún así cuando desde antes no les llamara la atención, logró que nuestro país estuviera en boca de todo el mundo, logró ayudar al comercio nacional, pero más que todo, logró que un país soñara.

Así es, y digo soñara porque luego de nos aseguráramos nuestro pase a octavos de final ya no había rival que no pudiéramos vencer, y eso se transmitió hasta Brasil.

– Aunque no ganamos la Copa del Mundo valía la pena despertar del frenesí por el deporte y caer en cuenta que la gasolina subió como nunca antes se había visto y ahora el litro de Super está en 816 colones sin intervención por parte del Gobierno, que los casos de violencia intrafamiliar se dispararon durante los partidos del mundial y que lo único que idearon fue una campaña para sacar una tarjeta roja, ‘Are you serious?’, y que al parecer al presidente Luis Guillermo Solís ya se le está acabando su luna de miel, será lo único que diré de tantos temas preocupantes que hay en la sociedad tica y al parecer las autoridades aprovecharon el mundial para olvidarlas –

No fuimos invencibles pero sí nos fuimos como los grandes: NOS FUIMOS INVICTOS. Y esto gracias a Pinto, a los jugadores, y a todo el equipo, no solo seleccionados, que nos representó en el país carioca. Una selección que llegó con las peores expectativas por parte de periodistas y especialistas, y se fue como la sorpresa del mundial.

Una selección que logró avanzar a la siguiente etapa, viendo como España – aunque estaba en otro grupo – se iba como la peor selección del mundial. Ganándole a Italia y Grecia, mientras que Portugal, con todo y su CR7, se devolvía para su casa. Una selección, que nos sacó las lágrimas a todos y nos hizo soñar en grande. Una selección que lo logró en Brasil.

Ahora queda solo agradecer por esta experiencia vivida, y reafirmar que somos el gigante de CONCACAF, así a EEUU y México les duela decirlo.

Por esto y muchas cosas más imposibles de escribir GRACIAS SELE. Gracias a Pinto, gracias a (San) Keylor Navas, gracias Joel; Yeltsin, Gamboa, Celso, Acosta, Umaña, González, Díaz, Ruiz, Bolaños, Myrie, Cubero, Ureña, Duarte; y a todos los demás que fueron parte fundamental en este proceso. GRACIAS POR TODO.

Y ahora, que sigamos haciendo historia. Que la hermandad aparezca cada vez más en este país. Que los ticos sigamos teniendo algo en que creer. Y que lo demás sepan, que aunque somos pequeños dejamos una gran huella. De nuevo GRACIAS SELE y QUE VIVA COSTA RICA.

Anuncios