P5207814

siguenos

 

 

Los smartphones se han convertido en una realidad el día de hoy en la mayor parte de países del mundo. Una tendencia que va cubriendo progresivamente de igual modo a América Latina, donde a pesar del aún predominio de la red 2G, el avance del 3G debería rondar el 50% en poco tiempo, así como la difusión de las redes LTE, que ya usan un elevado número de ciudadanos en el mundo.

La compra y uso de los dispositivos móviles, se ha convertido en el verdadero boom de los últimos tiempos, arroja además datos interesantes sobre su evolución en Latinoamérica, donde la demanda crece por momentos, lo que lleva a fabricantes y creadores de software a aumentar el desarrollo y masificación de las tecnologías a causa de la propia demanda en la zona.

Si bien cabe destacar que en los últimos cinco años la demanda de tráfico de datos ha crecido de forma impresionante, de manera que se han desbordado incluso las previsiones más optimistas, se espera que para el año 2017 en América latina se produzcan más de tres mil millones de suscripciones a planes o tarifas de datos.

En este sentido, se calcula que el mercado de smartphones en Latinoamérica alcanzará los 48 millones de dispositivos sólo en 2014, con más de 150 millones de smartphones en los cinco años próximos. Una cifra que se diversifica en función de los países de América Latina en los que centremos nuestra atención.

Y es que si bien el crecimiento resulta equivalente en toda la zona, países como Uruguay o Costa Rica arrojan datos especialmente atrayentes al respecto. Siguiendo esta línea podemos observar que sólo en Uruguay el número de smartphones se triplicó en el último año, creciendo de forma espectacular el uso de redes sociales y el número de adultos mayores conectados a internet a través de estos dispositivos móviles.

Una cifras que se comprenden mejor teniendo en cuenta la penetración constante de internet en los hogares uruguayos, especialmente en los niveles socioeconómicos bajos, y que se explican a través de factores como la adquisición de smartphones de menor coste, ya que la gente no necesariamente los compra de última generación si no que prefiere ahorrar algo de plata comprando a través de anuncios online o haciéndose con modelos menos tecnológicos, o la voluntad de entrar en el mundo de las redes sociales. Otras causas de esta progresión y crecimiento son: el aumento de usuarios de Facebook y Twitter en el país y el e-commerce, otra de las grandes tendencias de la red en este último periodo.

Costa Rica es sin duda otro de los países que han sufrido una profunda reconversión a través de los smartphones, presa de la fiebre mundial por este tipo de dispositivo móvil. En este sentido, y según los recientes censos poblacionales, más de la mitad de los ciudadanos del país cuentan con un teléfono de última generación. Así, eliminando a los menores de cinco años de edad, la cifra resulta sobrecogedora, con un 72% de la población costarricense en posesión de un celular.

El atractivo de los smartphones no deja de crecer así en Costa Rica más allá de las llamadas y mensajes, con un aumento en el interés por el uso de redes sociales aunado a los  videos en alta definición, fotografías y música, especialmente en la Gran Área Metropolitana,  donde 481.000 costarricenses utilizan internet móvil, lo que representa un aumento del 26% con respecto al 2011 en el mismo plano.

Anuncios