Por: Enrique Rivas L.

Cuando vi el carro, aceleró hacia nosotros en instantes…

El pasado miércoles, 16 de febrero, al ser las 9:30 a.m. salí de mi lugar de trabajo, Central de Radios – CDR –  a comprarme algo de desayunar.

En el primer cruce de calle, sentido hospital México hacia San José ,frente al grupo de emisoras, no circulaba ningún carro, por lo que crucé al otro lado. Sí estimado lector, debido a la inexistente zona de paso hay que cruzar por plena carretera.

Pasando debajo del puente Juan Pablo Segundo me dispuse, junto a un compañero, a cruzar la segunda calle.

En plena vía, cual es la sorpresa: una camioneta del Banco de Costa Rica, BCR, placa 54-432,  venía en contra vía.

El chofer al percatarse del hecho aceleró el vehículo hacia nosotros como si no hubiese nadie en pleno cruce de vía. Como si nada ingresó a la gasolinera. Para mal de nosotros y buena suerte del chofer, el policía de tránsito en ese preciso momento se encontraba en el baño.

Las preguntas ante este hecho surgen: ¿Qué características deben de tener los choferes que son contratados para conducir estos vehículos? ¿Será el único chofer imprudente el cual utiliza vehículos del gobierno para hacer este tipo de conductas?

¿Quién estaba manejando este vehículo y cuáles son las medidas que se toman ante estos actos?

Señores del Banco de Costa Rica, don Mario Rivera, gerente general de esta institución, ¿qué respuesta dan hacia este hecho?

¿Le han ocurrido casos similares? denúncielo y cuéntelo por este medio…

Anuncios